BEKKA

Protocolo y cortejo nupcial católico.

Cinthya Chávez facebook twitter pinterest instagram
Comparte:

Las posiciones del cortejo para entrar a la iglesia están definidas por tradición. En la actualidad todo esto se ha ido modificando o cambiando según la situación familiar de cada pareja. Así que toma en cuenta que todo esto es solo una sugerencia;  puedes adaptarlo según te parezca conveniente. 

El cortejo se debe formar en el vestíbulo o entrada de la iglesia 15 minutos antes de que comience la boda. Si tienes coordinadora ella se encargará de hacerlo, si no, asígnale esta actividad a una prima o amiga cercana que estés segura que llegara temprano. Empezar a formar el cortejo servirá como anuncio para que tus invitados sepan que ya deben entrar a la iglesia.

La tradición indica que los invitados se deben de sentar de la siguiente manera: viendo el altar de frente, los invitados de la novia se sientan del lado izquierdo y los del novio del lado derecho. La realidad es que la mayoría de tus invitados simplemente pasará y se sentará donde mejor le parezca y donde quede lugares libres. Si quieres que tomen un lugar específico puedes darle la tarea a otra persona de confianza que este a la entrada asignándoles el lugar.

Armando el cortejo nupcial

Si es un cortejo de hombres y mujeres lo usual es que entren en parejas, recuerda que los hombres siempre van del lado derecho de las mujeres, tanto en la entrada como en la salida. Solamente la madrina de ramo entra sin pareja. Si es un cortejo de mujeres entra cada una sola. 

A la entrada el novio va del lado derecho y la novia del lado izquierdo. Este orden se relaciona con el lugar que ocupa la familia de cada uno y el estado civil de los novios. Es decir, si vemos al altar de frente, cuando la novia entra es soltera y va del lado izquierdo de su papá (mismo lado donde está su familia y amigos). Cuando sale la novia, se coloca del lado izquierdo de su esposo; ya es casada y se encuentra de lado de la familia del novio. Lo mismo sucede con el novio. A esto se le llama cruce de familias.

Si algunos de los papas está ausente, puede entrar en su lugar la persona más significativa para ustedes, algún hermano (a), tío (a), abuelito (a).

Los padrinos de velación puede ser una pareja muy cercana a ustedes; también se usa que sean los papas de la novia o novio. Ellos son los encargados de firmar el acta en la iglesia.

Los padrinos de anillos, lazo o arras son una pareja a la cual tú y tu novio respetan ya que tienen un matrimonio admirable, la cual desearían seguir. También se usa que sean los hermanos o hermanas de los novios. Ellos deben de entrar con los objetos simbólicos que les corresponde y acercártelos cuando es necesario.

La madrina de ramo debe ser una chica soltera, amiga o familiar tuya. El ramo que ella lleva es el de la virgen. Ella debe quitarte el ramo principal cuando llegues al altar; entregarte el ramo de la virgen y por último entregarte el ramo principal cuando salgas.

Las damitas o pajecitos se usa que sean los niños más cercanos a su familia.

En los últimos años se han ido adaptando nuevas costumbres norteamericanas como el añadir damas de honor, o padrinos de boda. Puedes incorporarlos al cortejo o no. Esto es decisión de cada novia.

En la salida el cortejo lleva el mismo orden, sólo que los novios salen primero, seguidos por las damitas, y luego los papás de la novia, los del novio y el cortejo de la misma forma que entro.

Es importante que durante la entrada se vaya dando un espacio entre pareja y pareja, ya que por los nervios suelen correr uno tras del otro y no luce la entrada del cortejo ni la música del coro. Uno puede tomar como referencia 4 o 6 bancas para que entre la siguiente pareja. Un caminado lento y natural es el más sencillo y más estético. El pasillo simboliza toda la vida de los novios hasta ese momento, así que disfruten ese momento tan especial.

Síguenos en @bekkaeventos


Cinthya Chávez

facebook twitter pinterest instagram

Ella es Bekka, un sobrenombre inventado por su esposo. Desde niña le encanta la organización, el orden y la perfección. Licenciada en Ciencias de la Comunicación comenzó su carrera profesional creando una agencia de publicidad. Con los años se dio cuenta que esa era su carrera pero no su verdadera profesión, así que decidió incursionar en el mundo de las bodas y los eventos. "Creo que en mi interior siempre supe que tenía que enfocar todas mis energías en lo que mejor hago: Organizar" Adora lo Vintage, las flores, lo romántico y lo súper cursi. Enamorada de las bodas, ilusionada con la idea de crear cosas diferentes. Adicta a Pinterest. Encontraras en ella no solo a una coordinadora para tu boda, sino a una buena amiga.